10/11/17

EL DUELO Y LA ANSIEDAD NO SON ENFERMEDADES MENTALES [10-11-17]

 
EL DUELO Y LA ANSIEDAD NO SON ENFERMEDADES MENTALES

Mucha gente pasa por un largo y profundo proceso de duelo tras la muerte de un ser querido. Muchos soldados que regresan de una zona de conflicto padecen de traumas. Muchos de nosotros somos tímidos y sufrimos de ansiedad en ciertas situaciones sociales o nos sentimos desmotivados y pesimistas cuando no tenemos trabajo o no nos gusta el que tenemos.

A algunos de nosotros, las experiencias de abuso o fracaso nos han llevado pensar que no vale la pena vivir. Debemos reconocer esas verdades humanas y ofrecer ayuda. Pero no debemos ver esas experiencias humanas como síntomas de una enfermedad mental.

Los diagnósticos psiquiátricos no sólo son científicamente inválidos, sino que también son dañinos. El lenguaje de la enfermedad implica que las raíces de esa angustia emocional están en anormalidades de nuestro cerebro y nuestra biología, normalmente conocidos como "desequilibrios químicos".

Eso nos lleva a no ver las causas sociales y psicológicas de la aflicción.

Además, tendemos a prescribir soluciones farmacológicas -antidepresivos y ansiolíticos- pese a sus efectos secundarios y la poca evidencia de su efectividad.  No es lo correcto. No debemos seguir diagnosticando a cada vez más gente con enfermedades mentales sin sentido, diciéndoles que estas derivan de anormalidades cerebrales y prescribiéndoles medicamentos.

Adicciones

Un influyente manual de psiquiatría utilizado por los especialistas para diagnosticar y clasificar las enfermedades metales acaba de ser actualizado.  El diagnóstico del nuevo "Desorden de Desregulación Disruptiva del Ánimo" convertirá los arranques de mal genio de los niños en síntomas de una enfermedad mental.  El duelo normal se convertirá en un "desorden depresivo de importancia", lo que significa que se prescribirán más medicamentos para el luto.

Los criterios de diagnóstico de un "desorden general de ansiedad" serán relajados haciendo que las preocupaciones de la vida diaria puedan ser tratadas con medicación.  La rebaja de los criterios de diagnóstico incrementará el número de diagnósticos del Trastorno por Déficit de Atención en adultos, lo que llevará a un aumento de la prescripción de medicamentos estimulantes.

Una amplia gama de comportamientos humanos desafortunados, que muchos pretendemos cambiar con nuestros buenos propósitos de año nuevo, se convertirán en enfermedades mentales, como comer en exceso. Además, la categoría de adicciones del comportamiento se ampliará para incluir, por ejemplo, la adicción a internet o al sexo.

El estigma del diagnóstico

Ahora los arranques de mal genio de los niños encajarán en síntomas de una enfermedad mental.  Los diagnósticos psiquiátricos estándar son notoriamente inválidos. No se corresponden con grupos de síntomas con sentido en el mundo real, pese a que deberían hacerlo. Los diagnósticos no llegan a predecir la efectividad de un tratamiento en concreto y no toman en cuenta de forma adecuada los procesos biológicos.

En los actuales sistemas de salud metal, el diagnóstico se considera necesario para acceder a un servicio. Pero también facilita al mal uso y el uso excesivo de las intervenciones médicas, como la prescripción de medicamentos antipsicóticos o antidepresivos que tienen efectos secundarios preocupantes a largo plazo.

La evidencia científica sugiere que las experiencias angustiantes no provienen de cerebros estropeados, sino de las interacciones complejas entre factores psicológicos, biológicos y sociales.  Los diagnósticos y el lenguaje de las enfermedades biológicas opacan el rol causal de factores como el abuso, la pobreza y las degeneraciones sociales. El resultado suele ser un mayor estigma, discriminación y exclusión social.

Alternativas


Existen alternativas más humanas y efectivas a los diagnósticos psiquiátricos tradicionales.  Es bastante fácil crear una simple lista de problemas que pueden ser definidos de forma válida y confiable. No hay razón para pensar que estos fenómenos encajan en categorías de diagnóstico o son las consecuencias de enfermedades subyacentes.

Podemos utilizar la ciencia médica y psicológica para entender cómo se originaron los problemas y recomendar soluciones terapéuticas.  Este método contaría con todos los beneficios del actual sistema de diagnóstico y tratamiento sin conllevar todos sus riesgos y deficiencias.
 

9/11/17

"Ser padre" - imagen


30/10/17

Tips para saber si tienes una buena autoestima [30-10-17]

 
Tips para saber si tienes una buena autoestima

¿Tienes una buena autoestima? Echa un vistazo a lo que dice un experto sobre este tema y haz el análisis que recomienda para saber qué es lo que piensas sobre ti mismo

La autoestima se compone de la autoimagen, la autopercepción y el autoconcepto. Todos los seres humanos tenemos una imagen de nosotros mismos más o menos cercana a la realidad, de cómo es nuestro cuerpo y nuestra imagen al exterior. Podemos o no sentirnos cómodos con esa imagen, sin embargo es una construcción mental que hacemos a partir de lo que nos enseñan y de lo que idealizamos (modelos, actores, etc.).

La autopercepción está ligada a lo que los demás aportan a nuestra imagen, esto es si somos o no aceptados, si nuestra presencia es bien o mal recibida, si nuestra interacción con los demás corresponde a lo que pienso o veo de mí mismo.

El autoconcepto se forma de lo que a uno le enseñaron que es y de la imagen de uno mismo que se proyecta hacia fuera, la cual se traduce en las palabras con que uno se autodefine, como puede ser hablar de las propias capacidades de una manera justa, exagerarlas o autoofenderse. De acuerdo a la naturaleza de las mismas, será como los demás nos traten, ya que es la forma en que uno les está indicando que quiere ser tratado.

Lo más importante es aceptar nuestra propia imagen y si hay alguna cosa que no nos agrada, trabajar en ella. Si tienes sobrepeso y no te resulta agradable, lo adecuado sería tratar de alimentarte sanamente o buscar ayuda de un nutriólogo. Lo que los demás dicen de ti, está relacionado con la manera en que uno se expresa de sí mismo, como cuando se dicen frases como: “ya se que lo que voy a decir es una tontería”, “aunque no me creas…”, y si los demás no tienen una mala imagen o concepto de uno, al decir estas palabras, se puede hacer que lo tengan a partir de ellas.

Es importante aclarar que si bien estos elementos influyen, no son determinantes, ya que a pesar de que alguien pueda desarrollar una imagen de nosotros, nadie más que uno mismo establece la totalidad de su persona.

Existe un ejercicio muy simple que nos ayuda a detectar si tenemos o no una adecuada autoestima. En una hoja de papel dibuja tres columnas, en una se anota qué es lo que piensas de ti, en otra cómo te tratan los demás y en la tercera cómo te sientes ante esto. Si el resultado arroja que experimentas emociones como tristeza, enojo o frustración, será un indicativo de que está atentando contra tu autoestima.

Cuando hacemos referencia a la persona que somos, es importante hacerlo siempre de manera respetuosa y justa, sin ofendernos o calificarnos de forma que nos minimice u ofenda, pero también es necesario tomar esta misma medida con las personas que nos rodean, es decir, no debemos permitir que nos maltraten o que hablen mal de nosotros.

28/10/17

¡Cuidado! Tener muchos amigos en Facebook puede afectar la autoestima [28-10-17]


¡Cuidado! Tener muchos amigos en Facebook puede afectar la autoestima

Un estudio reveló que revisar constantemente el estado de los contactos en la red social llevaría a experimentar síntomas depresivos, en especial si se tiene un gran número de amigos.

El diario colombiano El Tiempo publicó la historia de "Pablo" un joven de 19 años con dos cuentas de Facebook para sí mismo. Sin embargo, sólo una era la que mostraba al verdadero hombre detrás del computador, mientras que la otra, en la que exhibía una personalidad completamente distinta, fue inventada porque el usuario se sentía "apenado" por tener que mostrar una vida tan normal en la red.

Este caso muestra una de las consecuencias que, según especialistas, traería la adicción a las redes sociales: baja autoestima.

Un estudio realizado por el psicólogo Mudra Mukesh, del Instituto de Empresa de Madrid, arrojó que quienes revisaban constantemente el estado de sus amigos en Facebook se calificaban negativamente a sí mismos en comparación a sus contactos en la red, por el contrario de quienes no habían usado el sitio recientemente.

Por otra parte, se descubrió que el número de seguidores en Facebook también tenía relación con la autoestima de los usuarios, puesto que las personas con más amigos tendían a mostrar más síntomas depresivos luego de revisar las publicaciones de éstos, a diferencia de quienes tenían un menor número de contactos, y que no mostraron cambios de ánimo tras revisar sus páginas.

Según palabras de Mukesh a Live Science, la causa de esta baja autoestima sería que, al tener muchos amigos en Facebook, el sitio se convierte en una exhibición interminable de los logros del resto, información que hace que el usuario se sienta peor sobre sus propios -o falta de- atributos.

Otro estudio, de la Universidad de Houston, arrojó que Facebook se habría convertido en una nueva herramienta usada por adolescentes, en especial hombres, para competir entre sí, lo que los llevaría a deprimirse.

"Parece que los jóvenes, cuando se comparan socialmente entre sí en Facebook, tienden a desarrollar síntomas depresivos", señaló a Live Science Mai-Ly Nguyen, quién trabajó en esta investigación.

La competencia que se gatilla entre los usuarios puede hacer que se insulten entre sí, como ocurrió en el caso de una página de Facebook llamada "Weight Weekly", la cual tenía el único propósito de burlarse de Jessie Walkup, una joven tejana de 23 años con sobrepeso.

Para Marcela Concha, directora de la Sociedad de Psiquiatría y Neurología de la Infancia y Adolescencia (SOPNIA), buena parte de este fenómeno se debería a la sociedad actual que incentiva la competencia entre los jóvenes. "Ahora es normal que compitan por tener una mejor imagen, lo que ocurre en Facebook es que ahí se puede seleccionar lo que se quiere proyectar, la mejor foto o comentario, y esto genera una realidad virtual que no refleja la verdad", cuenta la psiquiatra.

Si bien la adicción a Facebook no está catalogada aún como enfermedad, ya existen quienes están preocupados por darle tratamiento. En Italia, por ejemplo, se abrieron dos clínicas dedicadas a esta patología.

Por su parte, Concha recomienda a los usuarios de la red a limitar su exposición a Facebook, no sólo por la competencia que se desata en la página, sino también para evitar demostraciones más agresivas que se dan entre contactos. "Las descalificaciones a través de Facebook son bastante crueles", afirma. Por esto también sugiere que las comparaciones entre amigos deberían basarse en las interacciones en la vida real y no en las publicaciones en internet.

22/10/17

El estrés y cómo evitarlo [22-10-17]


El estrés y cómo evitarlo

Que provoca el estrés?


Según Jean Benjamin Stora "el estrés es causado por el instinto del cuerpo de protegerse a sí mismo". Este instinto es bueno en emergencias, como el de salirse del camino si viene un automóvil a velocidad. Pero éste puede causar síntomas físicos si continua por mucho tiempo, así como una respuesta a los retos de la vida diaria y los cambios.
Cuando esto sucede, (explica Jean) es como si su cuerpo se preparara para salir fuera del camino del carro, pero usted está inmóvil. Su cuerpo está trabajando sobre tiempo, sin ningún lugar para usar toda esa energía extra. Esto puede hacerlo sentir ansioso, temeroso, preocupado y tenso.

Algunas estrategias para disminuir el estrés


Todos en algún momento de nuestras vidas hemos experimentado estrés. Para algunos, el estrés hace parte de la vida diaria. Para otros, el sentirse estresados es una situación rara y ocasional -dichosos ellos-.¿Como se manifiesta en usted el estrés? A mi el estrés se manifiesta con dolores de cabeza y gastritis. Algunas personas manifiestan dolor en el cuello y espalda, opresión en el pecho, tensión en mandíbulas; para otras personas el final de un día estresante resulta en fatiga, deseos exagerados de comer y desmotivación para hacer ejercicio.

Con las demandas diarias de la vida de hoy, un nivel leve de estrés puede ser inevitable y en ocasiones hasta necesario, sin embargo cuando el estrés interfiere con la calidad de vida se debe actuar. Existen varios factores concernientes al estrés que entraremos a discutir.

Por qué es provechoso el ejercicio?

El ejercicio es una buena forma de afrontar el estrés porque es una forma saludable de relevar la energía contenida y la tensión. También lo ayuda a estar en mejor forma, lo cual lo ayuda a sentirse mejor en todo sentido.

Consejos para afrontar el estrés

  • No se preocupe acerca de las cosas que usted no puede controlar, como el clima
  • Haga algo acerca de las cosas que si puede controlar.
  • Prepárese lo mejor que pueda para sucesos que usted sabe que pueden ocasionarle estrés.
  • Esfuércese por resolver los conflictos con otras personas.
  • Pídale ayuda a sus amistades, familiares o profesionales.
  • Fíjese metas realísticas en su casa y en el trabajo.
  • Haga ejercicios.
  • Medite.
  • Abandone las actividades diarias que le causan estrés con deportes en grupo, eventos sociales y pasatiempos.
  • Trate de ver un cambio como un desafío positivo, no una amenaza.

El estrés y la alimentación

  • Si una persona no está bien nutrida, su habilidad para soportar el estrés se verá realmente disminuida. Comer poco, comer mucho o escoger una dieta no balanceada lo puede dejar sintiéndose débil y hasta bajarle las defensas del organismo. Se debe intentar mejorar los hábitos alimenticios para que físicamente la persona se sienta mejor y fuerte para manejar el estrés.
  • Una fórmula de nutrición para combatir el estrés seria: una dieta adecuada en calorías, (muy pocas le quitan energía), con comidas altamente nutritivas con alimentos como carnes magras, ensaladas, frutas y granos enteros.
  • Una dieta nutritiva completa sin eliminar ciertos grupos de alimentos que lo pueden llevar a una deficiencia nutricional y a que afecten su estado de animo. Mantener una adecuada hidratación tomando 8 vasos de agua al día si es posible. Comer con un horario establecido, cada 3-4 horas para ayudar a mantener su metabolismo y nivel de energía alto.

20 consejos para evitar el estrés

Habitúate a:

  • Dormir las siete u ocho horas recomendadas para un buen funcionamiento de tu organismo a lo largo del día. Levántate con el tiempo suficiente para acudir al trabajo puntualmente. Si notas que las horas de sueño son escasas, duerme una siesta no superior a 15 minutos.
  • Basa tus comidas en la dieta Mediterránea. No deben faltar el aceite de oliva, cereales, pescado, ave, verduras, legumbres y frutas. Evita las comidas copiosas con exceso de azúcar refinada, grasas, frituras o huevos.
  • Reduce si eres consumidor exagerado tus cantidades de sal, café, té, mate, tabaco y alcohol.

Analízate:

  • Focaliza tus objetivos a corto y medio plazo tanto en tu casa como en la faceta profesional.
  • No permitas que ninguna circunstancia ni persona rebaje tu dignidad. Una autoestima alta minimiza y relativiza el impacto de cualquier estrés.
  • Respeta tus motivaciones y haz las cosas que realmente te gustan. Trata de realizar las tareas que te resulten más interesantes y placenteras. Si una actividad te resulta desagradable, trata de no realizarla, o de encontrarle alguna utilidad o justificación ante ti mismo.

En el trabajo:

  • Adapta tu entorno de trabajo para un mayor aprovechamiento de tus tareas: Fotografías, música favorita, amuleto de la suerte, trofeos.
  • Trata de ver las tareas y los contratiempos como desafíos que te permitirán crecer, y no como situaciones amenazadoras.
  • Aprende y habitúate a medir tus capacidades, y no te violentes intentando hacer algo más allá de tus posibilidades. Evita "exprimirte" hasta el agotamiento. A veces se pierde, intenta extraer lo positivo de los sucesos negativos.
  • Cuando una tarea no avanza, realice otra tarea o haz una pausa, y si puedes sal del lugar donde te encontrabas.
  • A veces lo trágico no son tanto las situaciones como el modo de interpretarlas. Es posible que cambiando la forma de ver los conflictos, se reduzca tu malestar y puedas elaborar otras soluciones.

Tiempo libre y ocio:

  • Dedica una parte del día a alguna actividad de ocio sin remordimientos: Leer, ir al cine, deporte, escuchar música...
  • Si tienes familia y amistades dedícales un tiempo, desconectando de las obligaciones. -Durante la semana dedica un día entero a descansar y realizar actividades que te gustan y no tengan ninguna relación con tus obligaciones habituales.
  • Acostúmbrate en tus vacaciones a revisar y profundizar en tu escala de valores si no lo has hecho con anterioridad.

Deporte:

  • Practicar deporte beneficia tu salud cardiovascular y te ayuda a quemar calorías. Sirve como relajante y elimina tensiones. Si te gusta caminar, aprovecha para hacerlo en los desplazamientos al trabajo, a la compra. Acostúmbrate a dejar el coche estacionado siempre que no sea indispensable. Si prefieres más intensidad y/o regularidad en tus ejercicios puedes acudir a un gimnasio en donde también podrás encontrar saunas y salas de masaje. Si te gustan y practicas los juegos de equipo, juega si lo disfrutas con pretensiones competitivas, pero evita que deriven en enfrentamientos personales con los oponentes.

Tu relación con los demás:

  • Acostúmbrate a admitir y a demandar la crítica, así como a expresar honestamente tus puntos de vista. Pide ayuda a las personas de tu entorno. Pedir ayuda es una muestra de reconocimiento a la otra persona. El desahogo con terceros mitiga frustraciones.
  • Es sano ser algo egoísta. A veces hay que decir, no. Resulta imposible complacer a todo el mundo. Al mismo tiempo, no permitas que los demás te presionen, te manipulen, ni te impongan unos criterios en contra de los tuyos.
  • Intenta hacer el amor periódicamente, sin apresuramientos y sin rutina.
  • El odio y el rencor no te ayudan a avanzar. El perdón, la comprensión, la tolerancia resulta la mejor opción para resolver algunos conflictos.

Cómo puedes conseguirlo:

  • Acostúmbrate a utilizar una agenda actualizada, donde apuntes todas las actividades, indicando el tiempo que te ocuparán. No apuntes más cosas de las que podrás hacer.
  • Planifícate el día nada más comenzarlo.

16/10/17

Me quiero mucho, poquito, nada [16-10-17]


Me quiero mucho, poquito, nada

Hablemos un poco acerca de la autoestima, que me parece es una de las bases del bienestar psicológico.

Hay muchas definiciones de autoestima, podríamos resumirla de manera simple como la valoración que una persona hace de sí mismo.

Sin embargo no es tan simple. La autoestima se construye, se modifica a lo largo de toda la vida, es de naturaleza dinámica.

En la infancia se construye a través de la mirada de nuestros padres, de lo que ellos dicen que somos, cómo ellos nos miran es tan importante, que lo creemos hasta que el mundo nos empieza a devolver otras imágenes y palabras respecto de nosotros mismos.

¿Viste que las madres pensamos que nuestros hijos son hermosos y unos genios?

Esa sobrevaloración es muy importante como base, la vida más tarde nos va a dar a entender que no somos tan genios ni tan lindos pero tampoco los peores.

Sabes que cuando nos miramos a nosotros mismos no lo hacemos ni con los ojos ni “objetivamente” sino que, nos vemos de acuerdo a cómo nos han mirado las personas que son y han sido importantes afectivamente para nosotros.

Esa mirada nos valoró con amor o nos desvalorizó y es nuestra base para construir la autoestima.

A lo largo de la vida vamos haciendo muchas cosas para que nos quieran o nos reconozcan, a veces aún cuando los demás nos valoran nosotros mismos no lo creemos…Muchas veces deberíamos mirarnos con el amor y el reconocimiento que el otro nos devuelve…

Por que es tan importante una autoestima alta cuando vamos envejeciendo?

Porque a lo largo de la vida vamos enfrentando cambios, desafíos, crisis y la autoestima es clave como sostén o soporte.

Cuando tenemos una autoestima saludable , si bien sentimos miedo de lo nuevo o lo desconocido, podemos pensar: “yo puedo” … “tengo la capacidad suficiente para afrontar esto”…o mejor aún “aunque no salga como espero lo voy a intentar”…

Tener la autoestima alta cuando uno es joven, lindo, “exitoso”, inteligente y el mundo se rinde a tus pies, es sencillo…es como ser Gardel con los 4 guitarristas. Me parece que la autoestima se pone a prueba en momentos en que no funciona todo como espero y desearía, o como “me lo merezco”.

Cuando alguien me dice que no, cuando no tengo trabajo, cuando me jubilé ( no por propio deseo o decisión), cuando me quedo solo…allí es cuando se juega profundamente la autoestima: me puedo decir a mí mismo que soy valioso aunque esté atravesando un mal momento…porque la estima hacia nuestra propia persona no puede depender de los “éxitos”, sino de reconocer otros valores como la persistencia, la valentía, el desafío que nos proponemos, la capacidad de soportar el miedo, el dolor, la frustración, la decepción…ya que en la vida no todo es como lo planeamos o lo deseamos.

Una investigadora llamada Carol Riff plantea un modelo muy interesante sobre el bienestar psicológico, en el cual la autoaceptación ( uno de los pilares del bienestar psicológico) es pensada como la capacidad de sentirse bien con uno mismo siendo consciente de los propios límites.

En suma tener conciencia del valor que uno tiene como persona, aceptar con humor los defectos y limitaciones ( e intentar cambios) y sentirnos orgullosos de nuestros logros, hacen al bienestar y a la calidad de vida no sólo en el envejecimiento sino en cualquier momento de nuestra vida.

¿Me vas a decir que es difícil? Y sí el bien-estar consigo mismo es un trabajo de hormiga, no?
 

13/10/17

Ejercicios en parque para la salud mental [13-10-17]

 
Ejercicios en parque para la salud mental
 Tan sólo cinco minutos de ejercicio en un parque u otro espacio verde pueden aumentar la salud mental, según un estudio publicado en el boletín británico “Environmental Science and Technology”.

Los expertos estudiaron diferentes actividades al aire libre como los paseos, la pesca, el ciclismo, la equitación y la jardinería en distintos lugares —desde un parque hasta una huerta o un sendero natural.

Su conclusión es que el mayor efecto inmediato se derivaba de los cinco minutos de ejercicio en un espacio verde. Las otras actividades tenían también ventajas, pero de menor magnitud.

Según los autores del estudio, que examinaron a individuos de ambos sexos y diferentes edades, el efecto más beneficioso de esos cinco minutos de ejercicio físico se produjo en jóvenes y enfermos mentales.

Cuando en el espacio verde había agua, ya fuera la corriente de un río o un lago, el efecto era aún mayor.

Según el director del estudio, Jules Pretty, de la Universidad de Essex, quienes más pueden beneficiarse del ejercicio son las personas que llevan normalmente una vida sedentaria, sufren estrés o trastornos mentales.

Sería conveniente, según Pretty, que los empresarios animasen al personal a darse un paseo a la hora de almorzar en algún parque próximo porque ello contribuirá a relajar a los trabajadores más estresados.